Chocolate, el perro

Escribo porque necesito escribirme y escribirles. Necesito aterrizar porque siento que llevo mucho tiempo en mis nubes mentales y se que después de que termine de escribir se esbozará una sonrisita que me aliviará un poquito la vorágine interior.

Hoy fuimos a una pasarela de adopción que organizó una asociación Moreliana que ayuda a muchos animalitos desde hace mucho tiempo- Ghapad Generando Hogares de Amor Para Animales Desprotegidos AC. Me sentí emocionada después de ver a Chocolate bañadito y reluciendo su pelaje brillante, es un cachorrito tan noble que hasta consideré por unos segundos integrarlo a nuestra familia de cuatro, pero se que no puedo en estos momentos en que estamos empezando nuestra vida desde cero, no sería responsable de mi parte, ni sería justo para él.

Al llegar a la feria de adopción me sentí optimista, como no van a adoptar a este cachorro tan guapo del color del chocolate, me dije a mi misma. Mucha gente me lo chuleó y tres familias se enamoraron de él pero las mamás de aquellas familias se mostraron renuentes, así que los hijxs y esposos se fueron tristes, pero con la esperanza de poder convencerlas y llamarnos lo antes posible para darnos la buena noticia. Sentí como a medida que pasaba el tiempo se me iban drenando las energías y me invadía un aire de tristeza. Muchas veces ya me regañé a mi misma por haberlo recogido la semana pasada. De pronto llegó Esmeralda que es parte de la asociación y me presentó a una señora que se ofreció a cooperar con dinero para poder pagarle una semana más de pensión en Mascotel. Es un alivio no solamente porque nos ayuda en el aspecto económico sino porque me hace darme cuenta de que está bien ayudar a un ser vivo, también está bien pedir ayuda a la comunidad y en el proceso ir conectando con gente que también se preocupa por el mundo y se esfuerza por darle un poquito de más amor. Lo necesitamos y mucho!

No podemos normalizar ver a perros callejeros hambrientos, con sarna, atropellados, abandonados, ni tampoco deberíamos aceptar ver a niños vendiendo dulces para ayudar a su familia, viejos pidiendo limosna en los semáforos con su vasito de plástico, borrachos tirados a media calle sin que nadie los ayude a levantarse, animales encarcelados en el zoológico, montañas de basura que destrozan al planeta y nos enferman a todos los seres vivos, puedo continuar y continuar pero ya sabemos todo esto. Creo que ya nos sentimos abrumados con tanta indiferencia y deterioro social y en vez de tomar acción, nos retraemos y pasamos a segundo plano la desgracia planetaria, se invisibiliza y así nos vamos a nuestras nubes mentales.

Les comparto desde el corazón lo que salió en palabras, quizá logre mover algo en alguien que me lea y la próxima que vea una injusticia nazca en el o ella un acto solidario o quizá logre encontrar a alguien que quiera darle una oportunidad a este perrito que por ahora se llama Chocolate, quizá simplemente me ayudé a desahogar este día de altruismo perruno.

Gracias por leerme querida comunidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close